Los autenticos origenes de Halloween

La palabra Halloween, trae consigo un significado que en realidad mucho conocemos, este nombre vendría siendo “víspera de todos los santos” pero son muy pocos los que sabemos el origen de estas fiestas que llegan a ser macabra, a la misma vez que son divertidas. Es muy común ver en estas fechas, a niños pidiendo dulces en las puertas de las casas, o establecimientos a cambio de cometer una travesura.

El origen de esta fiesta que a tantos llama la atención, cuenta con varios orígenes y aquí te los mostraremos, son muy sencillos y en realidad, no tienen nada que ver con lo que conocemos el día de hoy, esta fecha tiene una procedencia céltica y una romana.

Procedencias del Halloween

Como ya te comentábamos, estas fiestas tienen diferentes creencias y aquí nos encargaremos de traértelas. Sigue con nosotros y entérate:

Origen romano

Los romanos, llegaban a dedicar estas fiestas para la tranquilidad, y la paz de todos los muertos, esto lo lograban por medio de sacrificios y ofreciendo plegarias a los dioses. De igual manera la celebraban dedicándole esta festividad a Pomona, que, en todo caso, vendría siendo la diosa de las cosechas y frutos. El símbolo de esta diosa es una manzana, incluso uno de los juegos de Halloween es morder la manzana.

Origen celta

Por su parte, las culturas celtas, celebraban estas fechas a finales de octubre y comienzo de noviembre, esta festividad se llamaba Samhain o lo que es lo mismo La Samon, este era el festival con el se celebraba, lo que era el final de la temporada de cosechas y el comienzo del invierno.

Según también creían los chamanes célticos, que una noche en específico, en este caso, el 31 de octubre, era el momento en el que las brujas tenían más poder. Incluso se dice que a estos mismos chamanes se le daban los dones de adivinar el futuro, no existía ningún tipo de límites entre los vivos y los muertos, otra creencia muy común es que los espíritus de los muertos venían a llevarse a los vivos consigo.

Llega a América

No fue sino hasta finales del siglo XIX, cuando América recibe a una oleada bastante importante de inmigrantes celtas, y es cuando se mezcla el Halloween con otras creencias de origen indios. Es en este momento, en el que Halloween incluye entre sus costumbres el leer historias de terror, las bromas y travesuras, en muchos casos se llegan a confeccionar disfraces o trajes para la celebración de estas fiestas.

Es aquí cuando en Estados Unidos, Halloween, toma una postura bastante diferente y es convertida en una noche llena de misterios, fantasmas, brujas, duendes y espíritus.