Los espeluznantes cuentos de los Hermanos Grimm

¿A quién en su infancia no le leyeron Hansel y Gretel,  Blancanieves o la Cenicienta? A la mayoría de los lectores seguramente, lo que muchos no saben es que estas historias fueron recopiladas y modificadas por los hermanos Grimm, de cuentos orales alemanes, los cuales contenían violencia gráfica y contenido sexual.

hermanos grimm

¿Quiénes fueron los hermanos Grimm?

Jakob y Wilhelm, hermanos y escritores del siglo XIX, comenzaron a recopilar cuentos de tradición oral alemanes que no fueron creados para niños, sino para un público adulto, por lo que contenían violencia gráfica y contenido sexual. Estas historias eran testimonio de las crueldades que se sufrieron en la Alemania de la Edad Media, por lo que algunas escenas de sus cuentos, posiblemente sí acontecieron históricamente.

Su primer libro se llamó Cuentos para la infancia y el hogar, fue publicado a inicios del siglo XIX en dos tomos. Debido a la crudeza de su contenido, tuvieron que editarlo muchísimas veces para adaptarlo a un público infantil, hasta dejarlo tal cual como los conocemos actualmente.

La madrastra que quiere matar a sus hijastros

En Hansel y Gretel, la madre le propone a su esposo matar a sus hijos, puesto que no tenían dinero ni alimento para ellos. Esta situación fue común en la Edad Media, escaseaba la comida, por tanto las madres terminaban asesinando a sus propios hijos. En esta historia la comida es en sí, un gran problema: no sólo la madre quiere cometer infanticidio por carestía de alimento, sino que la bruja, también quiere devorar a los niños. En el cuento de los Grimm era la madrastra la que quería acabar con sus hijastros, pero en el cuento original, es la madre la infanticida.

HERMANOS GRIMM

 

Blancanieves: En el cuento real era la madre la que quería acabar con su propia hija, pero no por alimento, sino por competencia sexual. Los Hermanos Grimm tuvieron que eliminar la imagen de la madre malvada por el de la madrastra, puesto que en el siglo XIX esta imagen de madre-asesina era inconcebible.

Sin embargo, la madrastra tuvo su merecido: fue obligada a calzar unos zapatos de hierro ardientes y tuvo que bailar hasta caer muerta.

Rapunzel: Esta historia también fue censurada: cierto que los padres entregaron a su hija Rapunzel a una bruja a cambio de alimento y que fue encerrada en una torre. Que un príncipe la encontró por escuchar su voz y que la visitaba furtivamente subiendo a través de su larga trenza. El contenido editado fue la consecuencia de esas visitas clandestinas: Rapunzel quedó embarazada de gemelos.

Cenicienta: Una de las hermanastras de La Cenicienta, para que le cupiese el pequeño zapato de cristal, se cortó un dedo del pie, pero un pájaro mágico le advirtió al príncipe que se fijara en la sangre que estaba goteando del zapato; la otra hermanastra se cortó el talón, pero otra vez el pájaro advirtió de la sangre que manaba del pie. El castigo de las hermanastras también fue especialmente cruel: sus ojos fueron arrancados por unos cuervos.

cenicienta

Otros cuentos menos conocidos, pero igual de terroríficos

En Los doce hermanos, la malvada madre del rey es condenada por éste a morir metida en una tinaja llena de aceite hirviendo y serpientes venenosas.

En La niña sin manos, un molinero hace un trato con el diablo para conseguir salir de la pobreza. A cambio, deberá cortar las manos a su hija. Como, además, el diablo le amenaza con llevárselo al infierno, el molinero termina obedeciendo y mutilando a la niña.

Y uno de los cuentos más espeluznantes es, sin duda, El hueso cantarín. La historia tiene como protagonistas a dos hermanos que compiten por matar a un jabalí que atemoriza al reino. La recompensa para el que lo logre es obtener la mano de la princesa. El hermano menor lo consigue, pero su hermano lo emborracha, lo asesina y lo arroja por un puente para casarse con la princesa. Un pastor, pasado un tiempo, encuentra un hueso del hermano muerto y hace una flauta con él. El sonido que sale de ella denuncia el asesinato. El rey escucha la canción y condena a muerte al malvado hermano, metiéndolo en una bolsa y enterrándolo vivo.

Sin duda alguna, a pesar que los hermanos Grimm trataron de suavizar un poco el contenido violento de los cuentos, aún hoy, sus historias nos parecen un tanto espeluznates ¿madrastras que asesinan a sus hijastras? ¿brujas que comen niños? ¿padres que regalan a su hija a cambio de alimento? Sin duda alguna, estos cuentos despertarán por siempre nuestra curiosidad, pero no son para nada historias aptas para irse a dormir.

Fuente: Ovejaselectricas.com

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS