La mujer que fue Papa

Sabía Ud. que el trono de Pedro fue ocupado por una mujer?. ¿Verdad o mentira? Una interesante historia como para conocerla más en profundidad.

Como sea y de acuerdo a las hipótesis que se conocen, esta historia ubica a la protagonista en el siglo IX en Atenas, una época de mucha agitación, con cambios a nivel religioso y social ya que Carlomagno deseaba dar al pueblo una buena educación religiosa.
Por un lado se abría la espiritualidad y por el otro mucha violencia por los avances que se debían soportar de los invasores que intentaban terminar con el Imperio. Según cuenta la leyenda era una mujer de una gran inteligencia y una extraordinaria belleza.

Esta joven llamada Juana, con una gran sed de conocimientos, frecuentaba un convento de benedictinos, quienes estaban autorizados para impartir las enseñanzas y donde ella pudo perfeccionar su educación.
Pero, como a toda joven apasionada, le llegó el amor, se enamoró de uno de sus maestros. Para no perder contacto con su amante decidió cambiar su apariencia, adoptando la vestimenta de un monje, siendo conocida con el nombre de “Juan, el inglés”.
Al estar dedicada al estudio en forma total, su conocimiento era realmente excepcional; era versada sobre metafísica, ciencia, los Tratados Árabes de la época, etc.

Al morir su pareja, se refugió mucho más en el estudio, lo que hizo que fuese objeto de consultas, fruto de su conocimiento y sabiduría.
Pero al poco tiempo, partió a Roma y allí en el centro de la Cristiandad, por su capacidad fue elegida Papa. Sucedió a León IV tomando el nombre de Juan VIII; se estima que éste reinado espiritual duró entre los años 855 al 858.

Manejó su cargo con una capacidad extraordinaria; pero el destino vendría a enfrentarla con su sexo; fue tocada nuevamente por la vara mágica del amor, sientiéndose atraída por un joven clérigo quedando al poco tiempo embarazada.
Disimuló su estado el mayor tiempo posible, pero en una procesión, que no pudo evitar, se descompuso y dio a luz a un niño, ante el estupor generalizado.

Inmediatamente fue detenida en una celda del castillo de Saint Angelo. Nunca se supo del niño; seguramente fue muerto. En tanto su novio, no soportando lo ocurrido, se suicidó, tirándose desde una muralla.
Ella falleció unas semanas más tarde. Existen varias versiones de cómo murió; se piensa que fue sepultada viva en una pared o degollada, otras versiones dicen que la amarraron a las patas de un caballo y el animal la arrastró hasta matarla. Lo cierto es que no murió de muerte natural sino asesinada por la Iglesia por su terrible atrevimiento.

Fuente: Josie Monet

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS