La montaña rusa de la muerte

Se supone que las montañas rusas están construidas para poder divertirnos, desafiar la gravedad y llenarnos de adrenalina de forma segura,  pero la Euthanasia Coaster fue diseñada para producir la muerte inmediata de sus pasajeros, aliviándolos tal vez de la agonía de una enfermedad letal o simplemente, para aquellos que ya no quieren vivir más y quieren terminar su vida de una forma más “divertida”

enterate_1

El macabro invento fue diseñado por el ingeniero, artista e investigador lituano Julijonas Urbonas. A través de la velocidad extrema y la gran altura, el creado pretende lograr que el cuerpo humano llegue a su límite, impidiendo que el cerebro reciba el oxígeno necesario para poder vivir. Urbonas la define como una “Forma humana de quitar la vida con elegancia y euforia”

Funcionamiento

En el último viaje de la vida, se comienza subiendo de forma empinada a una altura de 510 metros para posteriormente tener una caída brutal a 360 km hora, para luego entrar a una serie de loops o bucles, que se van haciendo cada vez más pequeños.

Conoce-la-increible-Euthanasia-Coaster-una-montana-rusa-disenada-para-matar-a-sus-pasajeros-1

Gracias a esos loops, los pasajeros estarían sometidos a una fuerza de 10 G (unidad de medida de aceleración) que es intolerable para un humano. Hay que tomar en cuenta que las montañas rusas más extremas alcanzan como máximo los 4G. Poco a poco se comenzará a perder la vista para luego sufrir un desmayo. Por falta de oxigeno en el cerebro, este colapsa y la persona termina muriendo.

Aunque el viaje dura 3 minutos con 20 segundos, basta sólo un minuto para caer muerto. Lo más duro de este viaje es la subida, pues es lenta y los pasajeros pueden reflexionar sobre su último instante de vida. El creador aclaró que los pasajeros y los carros no se caerán debido a la fuerza centrífuga. En la montaña rusa hay espacio para 24 personas.

El proyecto no se piensa construir, pero es interesante saber cuáles son nuestros límites fisiológicos que impiden mantenernos con vida. Además ha generado polémica pues se discute sobre si es un derecho o no elegir cómo morir y cuándo.

¿Seríamos capaces de disfrutar un último viaje lleno de adrenalina o preferimos la muerte tradicional? Puede ser que un futuro la gente opte por este tipo de muerte, pero por el momento, el proyecto se queda en el papel.

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS