Envejecemos porque nos oxidamos

Según investigaciones realizadas por el profesor  Jesús Tresguerres, catedrático de endocrinología de la Universidad Complutense, a pesar de que el envejecimiento es un proceso natural, aspectos como el estrés, la falta de ejercicio, la mala alimentación, entre otras, hacen que este se presente de forma más acelerada.

envejecer

El envejecimiento produce una serie de transformaciones corporales y una disminución progresiva de las funciones fisiológicas. Aumenta la materia grasa, se reduce la masa muscular y se produce un deterioro general de las funciones, sin embargo estos cambios pueden retrasarse o modificarse teniendo hábitos saludables.

La teoría actualmente más aceptada es la del estrés oxidativo, la cual expone que con la edad, el organismo genera más radicales libres que tienen el poder de oxidarnos produciendo el envejecimiento, esto aunado a que el sistema inmunológico produce un menor número de sustancias antioxidantes con el avance de los años.

Por si fuera poco, según la investigación, aquellos que comen menos son más longevos: “Cada vez estamos mas convencidos de que la reducción de la ingesta es fundamental. Hemos visto que disminuir la ingesta calórica en animales en un 30% logra una supervivencia del 50%”, afirma Tresguerres. Esto se ha comprobado en monos y ratones.

Sin embargo, no es saludable no comer, por tanto aconsejan a disminuir la ingesta de proteínas en la dieta, porque en exceso aceleran el envejecimiento del organismo. Lo más aconsejable es evitar el consumo de carnes rojas y sustituirlas por el pescado, que es más saludable y posee menos calorías.  El consumo de frutas y verduras se recomienda puesto que son antioxidantes.

En cuanto al ejercicio, a pesar de que esta actividad produce oxidación celular, hay que tomar en cuenta de que el músculo entrenado es capaz de aumentar su capacidad antioxidante. Por esta razón, es recomendable realizar ejercicio regular y no sólo los fines de semana, puesto que si sólo se realiza de vez en cuando, la persona puede sufrir de estrés oxidativo (justo lo que envejece)

Y nunca debemos olvidar que envejecer es totalmente natural y que no existe la fuente de la eterna juventud. Según el profesor Tresguerres: “En efecto, envejecer y morirse es fisiológico. Eso lo tenía previsto la naturaleza para que ocurriera hacia los 50 años. A esa edad, a la naturaleza no le servimos ya para nada, porque hemos cumplido nuestra misión biológica: hemos crecido y nos hemos reproducido”.

Sin embargo, gracias a la ciencia, hemos podido vencer de cierta forma a la muerte cada vez más. En el siglo antepasado se le consideraba anciana a una persona de 40 años y para nosotros actualmente, la vejez queda más y más lejos. Siendo así ¿por qué no vivir saludablemente hasta nuestros últimos días?

Diez Minutos (Salud)

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS