Curación del Tartamudeo

Es uno de los complejos físicos más penosos. Y si lo tienes quizás te encuentres desanimado por varias tentativas de tratamiento que han constituido igual número de fracasos. Sin embargo, la tartamudez en muy pocas ocasiones es una enfermedad para toda la vida, si se decide uno a emplear toda su voluntad y todo su valor para conseguir el éxito.

¿Por qué se da?

En general, se empieza a tartamudear desde muy pequeño. Desde el momento en que se empiezan a tener conversaciones. Hacia los tres, cuatro o cinco años. La escuela y la timidez no arreglan nada. Pero la tartamudez puede también sobrevenir después de un duro golpe afectivo, una emoción. En los dos casos hay una reeducción posible para la solución:

Hay dos formas de tartamudear:

  1. No consigues nunca iniciar una frase. Te atascas en la palabra del principio. Y, una vez que la haz pronunciado, la frase se desarrolla muy fácilmente
  2. Inicias bien la frase, pero de repente te tropiezas con una palabra. Tu cara se crispa y parece que una verdadera angustia te impide seguir.

¿Qué hacer?

Sigue cursos de relajación mental (con un psicólogo o con un psiquiatra) y practica relajamiento físico por tu cuenta a diario (consulta el post “relajamiento”)

Imponte la obligación de hacer frases cortas con palabras muy corrientes. Cuando estés seguro de tu mismo y de tu locución, tendrás más audacia y te lanzarás a frases más complicadas

Intenta evitar todos los temas que te puedan angustiar. Un tartamudo que va al Instituto o a la Facultad, con lecciones perfectamente sabidas, cursos perfectamente aprendidos no tendrán dificultades (o muy pocas), si se le pregunta.“Los tartamudos son frecuentemente los primeros de la clase”, dicen los médicos, porque saben que no pueden improvisar.

Y sobretodo: seguir cursos de educación de la palabra en un ortofonista, después de un acuerdo previo solicitado por el médico de medicina general. Con ello aprenderás a

– controlar la respiración

– controlar la intensidad de la voz

– modular sonidos

-detenerte entre dos frases

-emplear ciertos “trucos” que te permitirán soslayar una dificultad cuando te sientas que estás a punto de angustiarte

Los medicamentos: Son generalmente sedantes y de gran ayuda para un tratamiento base.

Las curaciones serían mucho más numerosas si los tartamudos, a veces desmoralizados, no interrumpieran su tratamiento. Si fueran más tenaces, compensarían este hándicap con éxitos escolares o profesionales indudables. Demóstenes, el orador más célebre de todos los tiempos, era al comienzo de su carrera muy tartamudo. Consiguió reeducarse a sí mismo.

Se dice:

Hay más chicos tartamudos que chicas

Sí. En proporción es de cuatro a una

La tartamudez es hereditaria

No necesariamente. Pero hay muchos más tartamudos en las familias de tartamudos

Los niños bilingües son frecuentemente tartamudos

Sí. Parece ser que el hecho de tener dos lenguas maternas puede perturbar la buena locución

La tartamudez desaparece cantando y leyendo

Sí. El canto, que impone un ritmo, permite al tartamudo prever las paradas donde podrá recuperar la respiración. La lectura, que no exige improvisación y que no es, por lo tanto, generadora de angustia, no presenta dificultades.

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS